El emprendimiento y el empleo remoto ofrecen varios beneficios: la capacidad de trabajar desde casi cualquier lugar, la libertad de ser selectivo en la elección de proyectos y la flexibilidad en la programación y las horas de trabajo. Para muchas personas, la independencia es la razón por la que eligen ser teletrabajadores o el autoempleo.

Este tipo de estructura profesional también viene con sus propios desafíos únicos. No siempre es fácil operar solo, en aislamiento, desde casa o incluso  en pequeños grupos.

Sin embargo, los espacios de coworking ofrecen una opción alternativa para los profesionales que enfrentan estos desafíos y ya han identificado una nueva ola de miembros de espacios de coworking

Conoce más de los espacios de coworking y solicita información AQUÍ

Esta nueva tendencia no debe sorprender – en la nueva economía remota, la eficiencia y eficacia en el manejo del tiempo son todo y los espacios de coworking solucionan todo tipo de retos que enfrentan los teletrabajadores. Acá algunos ejemplos de cómo los espacios de coworking pueden revitalizar a los empleados y empresarios remotos:

  1. Ser miembro de un espacio de coworking ofrece un balance entre autonomía y estructura

Los espacios de coworking ofrecen un equilibrio auto-regulado entre autonomía y estructura. Si bien no es obligatorio presentarse en persona, proporcionan un entorno estructurado sin distracciones cuando se lo necesita. Muchos espacios de coworking permiten reservar un puesto de trabajo por medio de un app, para que cuando llegue el teletrabajador, se encuentre con su espacio propio, sanitizado y listo para habilitar su productividad. 

Al mismo tiempo, los espacios de coworking tienden a ofrecer horarios flexibles para que este entorno estructurado esté disponible en horarios del día y de la noche, lo que permite a los coworkers dictar la estructura de su propio día en lugar de limitarse a las horas de oficina típicas.

  1. Las membresías de coworking permiten un entorno de trabajo personalizado

Si bien los aspectos sociales del coworking están disponibles, no son obligatorios. Los coworkers pueden optar por interactuar con la comunidad que los rodea cuando necesitan hacer fluir la creatividad, o retirarse a un lugar tranquilo para trabajar individualmente cuando necesitan abrocharse el cinturón y trabajar enfocados. Esto permite a los coworkers adaptar su entorno de trabajo de manera proactiva de acuerdo con sus necesidades, sin aislarse, pero con opciones abiertas.

  1. Red de apoyo, conexiones y soporte

En un espacio de coworking, a menudo encontrarás momentos en que una empresa necesita que hagas algo para lo que no está calificada. Si la persona que se sienta en el escritorio al lado del tuyo tiene la experiencia, puedes iniciar fácilmente una relación para trabajar en conjunto. 

Esta es una excelente manera de agrupar recursos y obtener ganancias. Al establecer una red dentro del espacio de coworking, podrás obtener trabajo adicional cuando surjan estas situaciones. No es raro que las empresas busquen a sus trabajadores remotos en espacios de trabajo compartido solo para este propósito.

  1. Tener una cultura comunitaria

Los espacios de coworking ofrecen una cultura única. Eliminan los puntos de fricción tradicionales de la oficina, como la competencia directa y la política interna, permitiendo a su vez que el trabajo tenga prioridad. Las oficinas de coworking también fomentan la colaboración y la cultura de ayudarse mutuamente, y cada miembro posee un conjunto de habilidades único para compartir.

Puede ser solitario trabajar de forma remota o individualmente. La idea del coworking va más allá de compartir espacio. Asume la forma de un movimiento social que mantiene los principios de comunidad, colaboración, aprendizaje y sostenibilidad en su epicentro. Este sentido de propósito compartido hace que el espacio sea más que un simple lugar para trabajar: se convierte en una comunidad de la que los miembros están orgullosos de ser parte.

  1. Costos más bajos

Por supuesto, los espacios de coworking reducen los costos en comparación con los gastos de toda una oficina. Los costos de electricidad son compartidos, ya que las instalaciones se usan con menos frecuencia.

Los espacios de trabajo compartido son un beneficio tanto para la empresa como para el trabajador remoto. Los beneficios varían tanto en la vida profesional como privada del trabajador remoto, y los espacios de coworking en realidad crean beneficios que no serían posibles en ninguna otra situación.

Los tendencia de los trabajadores remotos trabajando desde el sofá de su casa va a disminuir, porque encontrarán en los espacios de coworking todos los beneficios de una cultura laboral y una comunidad estimulantes, que les dé una solución personalizable al desafío que enfrentan asociado con el trabajo individual.

 

¿Te animas a comprobar si el coworking es también la solución para ti? Conoce más y solicita información AQUÍ

Comenzar chat
Hola👋🏼
¿En qué podemos ayudarte?